PASTA ROSA

Archive for the ‘OPINION’ Category

Yo tener no tengo nada.

desmotivado.es_La-codicia-es-nuestro-mayor-problema_133910344468

Esto es lo que pienso, sin duda algo inconexo y difícil de describir.

Darle la vuelta se me hace bastante insoportable, en el fondo creo no haber llegado a comprenderlo del todo.

Aunque la sensación de saciedad es mínima al acercarme al abismo, y darme cuenta que el vacío me domina, al sentir que no todo tiene que representar armonía, ni la armonía tiene que ser lo mejor para mi.

El caos me gusta, en determinadas ocasiones me da placer, me encanta sentirme caótico, contradictorio y pleno en cierta forma.

Sigo sin tener nada, de lo que pretendía obtener en un principio, claro.

Con el tiempo he ido asumiendo que se llenan estanterías de mi memoria con cachivaches demasiado pesados y me he ido desprendiendo de ellos.

Tu quieres tener, y te respeto, tener de todo, ambición en primer lugar, pero de esto ya rebosas.

¿Y que harás con todo? ¿dónde lo llevarás? ¿podrás cuidarlo y conservarlo en la forma en la que merece cada cosa?

Por eso yo, tener no quiero tener nada, el mundo, en mi cabeza, ya me llena, de hecho me produce indigestión.

Como individuo pienso que por qué tengo que satisfacer tus gustos, tus demandas, tus fantasías, tus ansias de dominar, esa manía tuya de aprehender, de rodear y estrujar sin razón.

Todo lo que no degusto, en realidad es un gran sin sentido, y qué desperdicio de codicia y de fuerza es conseguir lo que nunca lograrás.

¿Eres feliz, te sientes bien, satisfecho con tus actos, te llena lo que haces, lo que piensas es originalmente tuyo, necesitas lo que deseas, quieres de verdad todo lo que tienes?

Entonces, por qué tu voz nunca suena segura, amable, sencilla, tierna… Si tienes todo, ¿qué te falta?

Yo tener no tengo nada, pero te digo sinceramente que
no quiero tener más.

 

 

Etiquetas:

exigencia2-scha-ki
Llevaba totalmente la razón Juan Ramón Jiménez con esta frase, inquietante, seria, aseverativa pero al mismo tiempo un tanto auto suficiente.

¿Tenemos la sociedad que queremos, la que vamos moldeando como deseamos, o la sociedad que nos dejan tener?.

Nos sentimos cada vez más omnipresentes en todos sitios con el avance tan impresionante que hemos conseguido con medios como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, televisiones, tablets, etc.

Es tanto así que pocas cosas nos van sorprendiendo, ya que nuestros ojos están acostumbrados a verlo todo, o casi todo.

Y, a pesar de ello, ¿nos sentimos mas acompañados, o cada día, poco a poco nos vamos volviendo seres cada vez más individuales?.

Desde su origen, el ser humano es un ser social, que se relaciona y que no sabía vivir fuera de una sociedad, de un grupo, de una especie o de una casta, a cambio el grupo le daba sobre todo protección.

La evolución que estamos realizando, es sin duda una resulta de algo que podríamos denominar antinatural, pues va en contra de nuestra propia naturaleza de ser social.

Pero lo importante no es tanto si es natural o si es un signo de evolución, sino si es lo que queremos, lo que nos gusta, lo que ansiamos o es simplemente una consecuencia de algo social y en cierta forma impuesto.

En las sociedades más evolucionadas, con más medios, es donde mayormente se produce la individualización de sus componentes y por tanto su aislamiento, como por ejemplo algunos países del norte de Europa.

Sin embargo, en sociedades que han evolucionado menos, que tienen menos recursos, son mucho más sociales, en el buen sentido y en el malo, el individuo tiene menor independencia del resto, pero se comparte casi todo, como es el caso de determinados países africanos.

Si tenemos en cuenta los medios técnicos a nuestro alcance, pueden por una parte suponer el aislamiento del individuo a nivel inmediato, pero también suponen en gran medida un acercamiento global, como por ejemplo el teléfono móvil, donde se incluyen aplicaciones de redes sociales que se utilizan de forma continua, y en las que parece que es obligatorio estar disponible en todo momento.

Yo creo que dentro de un buen equilibrio y, a pesar de que somos animales que necesitamos relacionarnos, viene bien tener cierta independencia, alejarse de todo un poco, para ver las cosas mejor, llevándonos a nuestra intimidad por lo menos nuestros pensamientos para dejar que afloren, maduren y nos sirvan para mejorarnos como individuos de forma aislada o en grupo.

 

 

iH57yQnUtilizo esta frase de Publio Siro sobre la amistad para empezar a escribir pues hoy me cuesta trabajo arrancar este texto, sobre todo por el motivo por el que lo hago.

Recordar, siempre lo hacemos, es curioso, pero solemos recordar lo bonito, lo satisfactorio y tenemos tendencia a olvidar lo desagradable.

Por este motivo cuando recuerdo aquella etapa vienen a mi memoria días y días de luz, de sonrisas, de complicidades, de miradas, de madrugones, de tantos cigarritos en la puerta del aula, de nuestros cafés solos en la cafetería, que aunque contenían poco líquido nos daban para mucho, mucho tiempo.

También recuerdo aquellas charlas interminables en las que te oía, te escuchaba como inocentemente me contabas todo lo que hacías, en el colegio mayor, con tus compañeras, con aquel chico que siempre te esperaba en la puerta a la hora de salir.

Recuerdo plenamente esa sonrisa tan fuerte, tan grande, que lo llenaba todo, como tu mirada y, después, los codazos para que pararas de hablar y pudiéramos escuchar en clase.

Eran interminables los agobios, los exámenes, las caras de sueño, y sobre todo tantos y tantos sueños que teníamos en la cabeza en aquella época. Cualquier cosa nos ilusionaba y el vuelo de una mosca nos evadía tanto, que volábamos constantemente.

Ahora pienso en ti, volando, con la misma alegría, pero ya sin agobios, sin prisas, sin codazos, solo con la ilusión y la sonrisa que siempre permanecerán en ti, en mí y en todos.

En memoria de una gran amiga.

women-418452_1280

Cómo hacer, cómo decirte, cómo expresar lo que durante tanto tiempo sentí y no pude hacerlo.

Explicaciones inconexas, derroteros lejanos que vuelven al primer plano de actualidad, lagunas que no son restos ni de lluvias ni de escorrentías, son los efectos de algo imposible de realizar.

Sentir de verdad que lo que sale de nuestro interior es verdadero, que no tiene fisuras, ni aditivos ni ningún tipo de aderezos insultantes de la vanidad.

Durante cuanto tiempo vamos a conseguir realizar esta hazaña, cuántos senderos recorreremos a tientas, descalzos y sin nada más que nuestro propio sostén.

Permite que te recuerde que la verdadera historia del ser humano, cuando se trata de piltrafas, deja mucho que desear, resulta ingrávida y sin sentido, pero, al mismo tiempo, es necesaria para poder continuar, para no volver a golpearnos en el mismo lugar, para no caer en el mismo error anterior, aunque al final lo hagamos.

lettering-483016_1280

Todo este sinsentido de palabras, de frases, de párrafos y demás, ¿a qué viene? me preguntarás, y siempre he de contestarte lo mismo:  tu tienes la respuesta. Busca dentro de ti, analiza lo que sientes, lo que has hecho o tal vez imaginado, pero piensa que en tu interior podrás siempre encontrar la respuesta.

Y no me digas, ¡pues no lo entiendo!

Si sabes disfrazar la realidad cuando te interesa, si puedes alterar las emociones, cambiar las circunstancias, si eres capaz de certificar en el vacio un nuevo universo lleno de diferentes astros brillantes, ahora no me digas que no eres capaz de anexar, conectar hechos, sentidos y crear tu propia respuesta.

Simplemente deja que salga de ti, deja que fluya, aunque solo sea una vez, algo verdadero de tu boca, y por favor, no lo hagas mas, no me vuelvas a mentir.

 

ecce-homo-by-evelyn-bencicova1

La palabra Feeling, como todos sabemos, tiene su origen en el inglés, to feel, que se puede traducir como percepción, emoción o sentimiento.

En su origen se refería a la percepción relativa al tacto, pero después el concepto se hizo más amplio incluyendo también cualquier percepción o emoción relativa al cuerpo o al espíritu.

Sin embargo, nosotros, los españolitos de a pie, que no tenemos ni idea de inglés, y que vamos a ir por el mismo camino parece ser durante bastante tiempo a pesar de los esfuerzos tan profundos que hacen nuestras autoridades educativas en convertir el inglés casi en el primer idioma, olvidando que para aprender un idioma primero se tiene que saber uno de origen, pues si, nosotros lo que hemos hecho ha sido cambiar o dotar de contenido nuevo al significado de esta palabra.

Directamente y sin necesidad de aprobación por la RAE hemos dado un significado propio a este vocablo en nuestro idioma y hemos volcado en él, no sabemos si por la necesidad de ser más modernos que nadie, un conjunto de características que nos costaba trabajo nombrar hasta ahora.

Sadness

 

El significado se aplica ahora cuando alguien, a primera instancia, se siente atraído por otra persona, la atracción en sus diferentes formas y variedades, por simpatía, por cercanía, por atracción sexual, por causar pena, gracia, o simplemente compasión, o siente también lo contrario, cuando a alguien le produce a primera vista rechazo otra persona, indiferencia, desagrado, miedo, angustia, o quizá desprecio, en fin todas estas situaciones que antes eran denominadas individualmente, con el consiguiente esfuerzo mental, lingüístico y semántico que conllevaba, ahora las aunamos en tener o no tener Feeling.

Pero ahora todo esto se ha resumido, comprimido y fusionado, como la sociedad actual realiza con todo lo que toca que con lo mínimo simplifica, resume y casi anula cualquier atisbo de esfuerzo, creando un nuevo contenido semántico en la palabra Feeling ya en sentido positivo o negativo, hay Feeling o no lo hay.

Y si aceptamos el término en su nueva vertiente, si de verdad se puede considerar que existe, que nos afecta y que nos hace comportarnos de una forma u otra, si lo aceptamos tal cual, dejamos de tener una parte de nuestro evolucionado mecanismo racional de seres humanos que dominamos el mundo, para volver al estadio de animales dominados por razones primarias de supervivencia, de segregaciones de sustancias químicas que nos atrapan, nos manejan y nos llevan por el camino que tenemos que seguir.

Es una pena que al final por un insignificante y mal sonante vocablo de origen inglés perdamos nuestro ser y nuestro propio y tan ansiado libre albedrío.

 

Etiquetas:

Andamos inmersos, cada uno, en nuestro propio mundo.

En realidad no nos percatamos del entorno conscientemente casi nunca, andamos centrados en una vida cotidiana, que parece que el tiempo no pasa, que estamos siempre igual, que todo continúa exactamente como está en nuestra mente.Wind-by-Adrian-Sommeling

Pero va cambiando todo, vamos cambiando también nosotros y todo lo que nos rodea.

Un día, me paro y miro, y ya no está la mercería de toda la vida, ya desapareció el quiosco de prensa de la señora rubia, la panadería es ahora una tienda de señores de oriente y donde compré el reloj que tanta ilusión te hacía ahora venden roscos redondos rellenos de chocolate.

Ese mismo día me miré al espejo y resulta que la cara que apareció en el otro lado no era yo, era un señor mayor, con la cara flácida, muchas arrugas y cara de pocos amigos.

No puede ser, si yo soy risueño, siempre joven, de piel suave y sonrosada, con la mirada pícara  e interesante, siempre me lo comentaron.

Empecé a mirar por todo mi entorno y descubrí que no lo conocía, ¿quién era esa persona que sentada en el sofá veía la tele? Pero bueno, ¿dónde me encuentro?, si la habitación es distinta, más pequeña y sombría. Quizá el sol me deslumbra.

De repente me acordé de aquella frase que tanto te gustaba, es tan corto el amor y tan largo el olvido.

Miré mis manos y seguían siendo las mismas, ¡menos mal!

Por un momento pensé que estas manos con las que tantas cosas conseguí fueran las de otra persona.

Volví a mirarte y seguías ahí, en mi mente, no te olvidaría nunca, lo sabes verdad.

Es para mi un privilegio ceder este espacio para que un gran amigo exprese su opinión, sobre lo que en este momento ha deseado.  Este espacio se creó en su momento para que las opiniones fluyan de cualquier forma y por ello me siento halagado y orgulloso que personas tan queridas deseen utilizar este humilde escaparate para exponer sus opiniones. 

A continuación les presento el texto tal y como me lo entregó.

VIVIR PARA TRABAJAR

¡No! me niego a pensar que ésta será la máxima de mi vida. Pretendo mantenerme en la postura contraria.

Hace pocos años España era considerada uno de los países menos productivos del mundo desarrollado. En estos últimos años de crisis la productividad se está incrementando a pasos agigantados, pero no por un aumento real del numerador (producción), sino por una sangrante disminución del denominador (trabajadores).

 Hace tiempo escuché algo sobre la creación de una comisión para el estudio de la conciliación de la vida laboral y familiar. Y sé que existió… ¿dónde está ahora?. Las propuestas eran razonables, tales como adelantar nuestros horarios de entrada al trabajo a fin de completar una jornada laboral que nos haría “libres” antes de la hora de comer. Parece que la crisis ha engullido tales pretensiones… ¿cómo? ¿trabajar menos horas, produciendo lo mismo que en jornadas interminables de trabajo? ¿cobrando lo mismo? ¿centrados en el trabajo? ¿con el desempleo existente actual?

Mi respuesta es sí. Pero todo anda en mi contra.

Veo a mis compañeros, empecinados en entrar a las 9 de la mañana, y permanecer sentados en su mesa, haya o no trabajo, hasta las 9 de la noche, supongo que por aparentar ante el jefe que lo están “dando todo por su empresa”. Veo las miradas de esos compañeros cuando cumplo escrupulosamente con mi horario. ¿Qué os ocurre?. ¿Acaso no tenéis ganas de salir de vuestros cubículos y respirar el aire del exterior?. ¿Os sentís quizás más seguros detrás de los cristales-espejo de vuestra oficina?. ¿Nadie os espera en casa?. ¿O quizás son los críos que no os dejan en paz cuando llegáis pronto de trabajar?. En fin, sea lo que sea, me siento algo sólo en mi actitud.

 Si los compañeros no ayudan (¿quién le pone el cascabel al gato?), nuestros empresarios tampoco. No son ejemplo de vida, y pretenden que con nuestro salario nos quedemos las mismas horas que ellos, por “su” empresa. ¿No entendéis, que aunque me paguéis más por mi labor profesional, también renuncio a perder mi tiempo aquí?. Tampoco ayuda la oportuna frase, “si tú no eres capaz, seguro que habrá alguien ahí fuera que lo haga igual o mejor que tú”. Juguemos con el miedo, perfecto.

¡Qué envidia de otros siento!. La locomotora de Europa sufre sus atascos vespertinos de salida del trabajo a eso de las 5 dela tarde. Aquí nos encontraremos con cualquier autopista despejada a esa hora, no, nuestros atascos comienzan a partir de las 7 de la tarde, prologándose más allá de las 9.

En fin, como sea, procuraré que el vivir para trabajar, no sea el motor de mi vida, pues lo que quiero, tan sólo, es TRABAJAR PARA VIVIR.

MIKAR.

Tennessee Williams parecía adelantarse con sus frases a algunos de los acontecimientos que estamos presenciando en la actualidad.

De él es la frase “Debemos desconfiar unos de otros. Es nuestra única defensa contra la traición”.

En nuestra sociedad, calculada, preparada, estructurada y sobre todo establecida, parece que podemos hacer poco por cambiar lo que nos rodea, pero ¿quien es el que cambia las cosas, quien decide, quien pone las dudas?

Que un pais pase de tener una tranquilidad total a estar al borde del abismo, parece asombroso pero es algo que está ocurriendo.

El esfuerzo de familias, de generaciones de crear un espacio para todos, para vivir, desarrollarse, tener un futuro parece que en un momento se puede evaporar, o lo quieren evaporar, y me pregunto ¿por qué?

La respuesta parece simple, el dinero que lo mueve todo es el que no nos dejará una sociedad en la que cada vez podamos vivir mejor, sino una sociedad que se va haciendo poco a poco más esclavista y sin pretensiones de nada. El acceso a la cultura hay que destruirlo, es desde luego más sencillo controlar a quienes desconocen las diferentes alternativas.

Eso si, se tiene que primar ante todo que siga persistiendo el consumo, que es en lo que está todo basado, un consumo sin sentido, sin calidad, pero consumo, que desarrolle a agentes capaces de trabajar, de no pensar y de consumir, y sobre todo que no desconfíen, para eso ya están ellos, los dueños absolutos del poder, del dinero y de nuestras propias existencias.

Con esta frase Platón, filósofo griego, alumno de Sócrates y maestro de Aristóteles, de familia noble y aristócrata, nos dejaba una sabia lección. Desde luego el amor, en cualquier manera de expresión es un arte. Pero existe un problema, se suele identificar el amor con la pasión y ésta tiene desde luego poca perdurabilidad. Sin embargo el amor tranquilo, lógico y ordenado ha producido menos muestras importantes de arte, aunque eso no significa que sea en todo caso algo menos que insignificante.

La cita sin embargo tiene una vertiente mucho más amplia que la del amor, la de la poesía, o las esencias de lo efímero. Cuando todo va bien, nadie dice nada, nadie se preocupa, nadie culpa de mala gestión, de mal comportamiento, simplemente se dejan llevar. Cuando todo va mal, la cosa cambia, se intenta siempre buscar culpables, de lo que sea, cabezas de turco a las que cargar todos los reproches e insatisfacciones que se han generado.

Es fácil ser poeta si se está tremendamente enamorado, es fácil ser buen economista si se eleva el nivel de los ingresos, es fácil ser buen político si hay un periodo de bonanza, es fácil ser, en definitiva, pescador si hay pescado en la mar.

¿Quién dirige los hilos ?

Es dificil saberlo. En teoría vivimos en un mundo en el que la democracia es la panacea. Pero ¿realmente existe? De repente tenemos noticias de reuniones de grupos importantes de personalidades, que se dedican a analizar la economía mundial y a dar sus propias opiniones. ¿Quien los nombra? ¿Qué repercusión tiene en el sistema económico mundial sus decisiones, que por cierto, son secretas?

Los que deciden el nivel de insolvencia de un país, de unas acciones, de una multinacional, son nada menos que compañías privadas, que como todos sabemos en su organización se rigen por la plena libertad. Pero ¿por qué todos los países y las organizaciones democráticas internacionales los tienen en cuenta?

En el fondo cada vez estoy más convencido que el sistema feudal, que era institucionalmente válido en la Edad Media, sigue existiendo, lo único que ha cambiado es el señor que gobierna: el dinero, los grupos de presión, las jerarquías, el poder, la religión… Desde luego quien menos influencia tiene en esta sociedad es el individuo,  al cual poco a poco se le van recortando más los derechos y las libertades, con su voto cada vez tiene menos representación, y la que elige está más influenciada por sus propios intereses que por la defensa de sus representados.

Tendríamos que revisar cuál debe ser el modelo a seguir, no tanto económicamente, que desde luego no tiene ninguna validez, sino también el político, que ha dejado de tener la razón de su propia sostenibilidad.

La soberbia consiste en concederse más méritos de los que uno tiene. Es la trampa del amor propio, y suele desencadenar en otras manifestaciones como la prepotencia: las personas prepotentes suelen aparentar ser muy seguras de sí mismas, pero en realidad es mentira, son inseguras, nada sinceras, se creen superiores respecto a los demás y tienen facilidad para darle la vuelta a las situaciones para tener siempre razón.

Hay diferentes matices dentro de la soberbía, por ejemplo hablamos de soberbia, de orgullo y de amor propio, pero todos conllevan a la altivez y al apetito desordenado de ser preferido a los demás. Y casi siempre va ligada a posesiones materiales que indican un determinado estatus social.

Indiscutiblemente y como consecuencia de un uso abusivo de soberbia, llegamos a olvidar fases muy importantes de nuestra existencia como es el aprendizaje, y si  olvidamos que podemos aprender, al final nos volvemos completamente ignorantes.

La inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones es la definición que genéricamente se da de la avaricia. Esta frase de Honoré De Balzac sólo describe una pequeña dimensión de su amplitud. Además ha inspirado magníficas obras, como por ejemplo El avaro de Molière, escrita en 1668, y que tiene plena actualidad, ya que no hay que mirar muy lejos, ni en otros, para descubrir en cada uno este mal que casi siempre desemboca en la infelicidad y la angustia.

Donde dije digo digo diego.
Esta frase se puede aplicar a muchas situaciones actuales, tanto políticas como sociales.
¿Quién maneja todos los hilos en la sombra?
Pueden ser compañías PRIVADAS de calificación de riesgos, con sede en NewYork, o grupos de presión amordazados públicamente por desórdenes morales, pero todos ellos me afectan.
Afectan a mi modo de vivir, de soñar, de crear un mundo en el que poder respirar, con humo si me apetece.
Por eso quiero decir que YO no soy un mutante.
Cada uno de ellos ha crecido con una alteración genética que durante la adolescencia les transforma, dotándolos de habilidades sobrehumanas. En un mundo en el que crecen los prejuicios y el odio, ellos son rarezas científicas, monstruos de la naturaleza o amenazas para la gente común que no puede aceptar que sean distintos. Las viejas generaciones de humanos temen a los mutantes.

La jefa del ejecutivo autonómico de Madrid ha bromeado sobre el nuevo impuesto que se prevé aplicar a las rentas más altas, diciendo que el nuevo impuesto lo pagará Bono pues ella es pobre de pedir. Parece ser que el Gobierno lo aprobará en un plazo de dos semanas. Según diversas informaciones el Gobierno ultima un impuesto para las rentas y patrimonios altos.


ME ENCANTA LA PASTA

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 27 seguidores más

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Blog Stats

  • 8.867 hits